martes, 11 de marzo de 2008

Libro recomendado de la semana

Cayó en mis manos gracias a mi querida Patricia, mi cuñada. Fue uno de sus regalos de estos pasados reyes. Cuando rasgué el papel de regalo para ver qué libro era, lo primero que pensé fue: si ella precisamente nos lo ha regalado es que debe ser un muy buen libro. Viniendo de ella, debe ser un libro muy muy tierno, muy especial. Tengo que decir que no lo cogí hasta pasadas unas semanas, cuando acabé de leer alguno que tenía a medias y la verdad, me arrepiento de no haber podido leerlo mucho antes.

Este es uno de esos libros que te enseña mucho. Por la sencillez y naturalidad con la que están contados sus episodios, bajo la perspectiva de un niño que no sabe qué es lo que pasa a su alrededor, precisamente por la inocencia de los niños. Ojalá nunca perdiéramos nosotros esa mágica inocencia...
Pero, ¿tan especial es este libro? ¿Tanta emoción suscita? ¿De verdad es inolvidable? Supongo que os preguntaréis y yo os respondo: Sí, rotundamente sí. Sí, 1.000 y un millón de veces. El libro te sumerge de lleno en la óptica de esa tremenda inocencia con la que un niño ve sus circunstancias y todo lo que le rodea, sin pensar en la maldad ni en las malas intenciones del mundo de los adultos, sin crueldad... pese a que todo lo que le rodea es lo más absurdo que la humanidad jamás ha vivido en el último siglo. No os desvelo el argumento, puesto que ya os he contado más de lo permitido, como reza en la contraportada...

Si alguien lo lee o lo ha leído, creo que pensará lo mismo que yo, que le recuerda a "La vida es bella", solo que desde la perspectiva de un niño alemán...

Es este un libro difícil de reseñar, porque cualquier cosa que se diga sobre su argumento enturbiará la lectura, o por lo menos una cierta sorpresa que reserva a los lectores. Porque efectivamente este libro no es lo que parece.

Sin ir más lejos, en la contraportada del ejemplar, el editor firma el siguiente texto:

"Estimado lector, estimada lectora:
Aunque el uso habitual de un texto como éste es describir las características de la obra, por una vez nos tomaremos la libertad de hacer una excepción a la norma establecida. No sólo porque el libro que tienes en tus manos es muy difícil de definir, sino porque estamos convencidos de que explicar su contenido estropearía la experiencia de la lectura. Creemos que es importante empezar esta novela sin saber de qué se trata."


El niño con el pijama de rayas. John Boyne. Status: Leído.

3 comentarios:

conxa dijo...

efectivamente, es un libro para leer sin que nadie te oriente sobre el tema.
Rápido, muy rápido de leer.
Y como bien sabes no puedo comentar más al respecto.
Mis hijos lo recibieron de regalo de navidad y la pequeña, que desconoce por la edad el tema que trata,me pregunta pero no deja de leer. Un libro para todos.

Stones dijo...

A mi me impactó. Quizás si fueramos capaces de enfretar alguos problemas como niños les encontraríamos más facilmente solución... Ahora que has terminado de leer un libro que te recomendé (sin saber que ya lo tenías...) Te recomiendo la triología de Memorias de Idhun...

Besos nena

Elque1diafue dijo...

hoLA! Caí en tu blog de casualidad, y me gusto ver esta entrada.
Estas navidades cayo repentinamente en mis manos, gracias a mi madre. Ella me lo recomendó y me dijo que lo leyera pues le gusto mucho.
Sin saber nada más, empezé a leerlo y me atrapó enseguida... en un par de días lo acabé, y yo que soy de lágrima fácil estubo apuntinto de caer...
Tanto me marcó, que en mi blog le hice una entrada. Muy buen libro.
BUen blog!
un besoo!