lunes, 28 de abril de 2008

La pequeña Lola

La pequeña Lola es el relato del deseo de tener un niño. Es un relato que lleva a una joven pareja, Pierre y Géraldine a emprender un viaje durísimo a Camboya.

Para ellos, se inicia una aventura agotadora y sumamente extraordinaria: sus rondas de visitas a orfanatos, enfrentamiento con las autoridades francesas y camboyanas, incluidas amenazas de traficantes. Sin olvidar la desconfianza y la envidia, aunque también la ayuda mutua de la pequeña comunidad de futuros padres adoptivos que el azar ha reunido. A través de esta peregrinación, la pareja se enfrenta a sus propios miedos, a sus egoísmos. La pareja se desgarra, se reconstruye y sale transformada para siempre de esta historia.

Cualquiera que haya conocido el funcionamiento de los sistemas de adopción sabrá que es un proceso largo, larguísimo, y costoso, tanto económica como moralmente y que pone a prueba la salud y la estabilidad emocional de la pareja, que tras muchas reflexiones y renuncias, se deciden a emprenderlo. Eso sí, también sabrán que los beneficios obtenidos, cuando llegan, son enormes y borran de un plumazo todo el sufrimiento que ha ocasionado todo este proceso desesperante y tedioso.

Pues eso, exacta y simplemente eso, es lo que nos propone Tavernier en esta película.

En concreto la película se centra en las peripecias de una pareja de la burguesía francesa que deja su magnífica casa en las montañas de la Auvergne (descritas con mimo por las imágenes iniciales del film) para llegar a Camboya y tratar de adoptar a un bebé. Allí, su historia personal se entrecruzará con la de otras tantas parejas francesas que se encuentran en su misma situación, alojadas todas ellas en un mismo hotel, que se establece como el centro neurálgico a partir del cual se desarrolla el film. A partir de las relaciones entre las distintas parejas, Tavernier y guionistas trazarán una especie de anecdotario sobre la adopción (una especie de grandes éxitos) en el que cada uno expone su caso particular, con sus momentos agrios y sus momentos dulces, en el camino de la adopción.

3 comentarios:

conxa dijo...

segundo intento de dejarte comentario !!!

Suena bien tal y como lo cuentas, porque este tema, el de la adopci�n si no se trata bien, puede salir una peli"pastelito", pero parece que no es el caso.
Ya te contar� mi opini�n que pienso verla.
besos.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Debería facilitarse la adopción. La película pinta bien, habrá que verla y disfrutar, aunque no me guste mucho el cine francés. Un beso.

Don't worry, be happy dijo...

Pienso igual que Conxa, tantas trabas son una gaita, aunque imagino que en parte será así para asegurarse de que el niño va a parar a una pareja que realmente lo quiera y no sea cosa de un caprichito pasajero.

La peli pinta bien, sí. ;)