lunes, 7 de abril de 2008

Lo que me gusta de Madrid

Paseando por Madrid. Me toca el aire en la cara, me espabila, me dice que estoy viva. Camino siempre de su mano, no me suelta nunca. No me gusta dejar de sentir el apriete de su mano. Está pendiente de mí. Igual que el sol. Le gusta cuando el sol toca mi cara, dice que estoy más guapa. Nos encanta el abrir de la primavera, estos primeros días en que el sol parece que calienta más, que nos reconforta más, que es menos duro que en verano, que nos trata mejor. Vamos dejando que el aire fresco nos de en la cara. Vamos paseando por Madrid. Aunque no es mi ciudad, la he hecho un poquito mía. La siento como mía. Cómo me gusta pasear por Madrid, encontrarme en un sitio distinto, tan distinto... Cada rincón de la ciudad tiene su encanto. Cómo me gusta pasear por esta ciudad tan impersonal...

La Plaza Mayor


Casa Labra


Callao



Edificio Metrópolis



El Retiro


La Almudena


Plaza de la Villa


Plaza de Santa Ana


4 comentarios:

conxa dijo...

he estado pocas veces por Madrid, pero nunca me dejo la plaza de Sta.Ana. Me gusta.
Aunque lo tendría dificil entre elegir Madrid o Barcelona.

Doña Paranoica dijo...

Grande, muy grande. Y es que para mí, Madrid es perfecta.

Un besazo enorme

JAAC dijo...

No puedo menos que estar contigo :-) Aunque para mí Madrid sí que es mi ciudad. Mi elección al buscar casa fue esa, venirme a vivir a Madrid. Siempre he vivido en Alcobendas, cerca de Madrid, pero la independencia me permitió elegir el sitio y fue el centro de Madrid, al lado del edificio de telefónica en la Gran Vía.
¿Qué más puedo decir? Me encanta esta ciudad, y no sólo los lugares y calles conocidas, también las perdidas e incluso las abandonadas.
No podría vivir en un sitio en el que no haya gente las 24h del día por la calle, los lugares tranquilos y paradisíacos me dan grima casi hasta para ir de vacaciones más de un día...

Estatekietecita dijo...

Gracias a todos por los comentarios. Madrid es muy especial, mucho. Tiene muchos rincones que descubrir, y otros sobre los que volver una y otra vez. Madrid es distinta, única. La he hecho mía, aún siendo catalana. Y es que Madrid te abre los brazos, seas de dondequiera que seas.